Fichas > París-Provincia

París-Provincia - Cultura

Christophe Girard es originario de Angers, una ciudad "de provincias". Y "subió" a París a los 18 años para continuar con sus estudios.

París frente a la provincia

El término provincia se contrapone a París y significa "toda Francia salvo la capital". A veces posee un valor negativo. A los habitantes de la provincia se les denomina provincianos.

A menudo se asocian algunos estereotipos negativos a los:
  • parisinos: desagradables, orgullosos, poco acogedores…
  • provincianos: pasados de moda, poco cultivados…

Francia: un país muy centralizado

París concentra la mayor parte de los poderes políticos, económicos, culturales y mediáticos. Además, las principales redes de transportes se organizan en torno a París.
En la radio, a veces se escucha este mensaje informativo de tráfico "Circulación difícil en el sentido París-provincia".

Actualmente, la mayoría de los provincianos que se traslada a la región parisina lo hace por razones profesionales, pero a menudo lo hacen con la idea de regresar a la provincia más adelante.
También hay mucha gente que trabaja en París pero que vive en la provincia.

La provincia y la Provenza

Cuidado, no debe confundirse la "provincia" con la "Provenza".
La Provenza es una región del sudeste de Francia, situada a la orilla del Mediterráneo.

Direction la capitale !
Esta ficha forma parte del taller
Direction la capitale !

¿Sabías que..?

La palabra "province" procede del latín "provincia" que designa a las regiones dominadas por Roma, la capital del Imperio.

Anécdota

La palabra "Parigot" se utiliza a veces para designar peyorativamente a los parisinos.
En los libros y las canciones populares se encuentran muchos ejemplos de parisinismo... pero también de antiparisinismo.


« La France au XIXe siècle est partagée en deux grandes zones : Paris et la province, la province jalouse de Paris »
Honoré de Balzac



Dichos

« Parisien, tête de chien. Parigot, tête de veau. » (Parisino, cabeza de perro. Parigot, cabeza de ternero.)

Dicho popular